• Lucha la Libre

Fuera máscara con Blue Demon Jr.


Para poder hablar de mí, me tengo que despojar de la máscara por un momento y observarla del lado humano. Todo comenzó a los seis meses de edad cuando fui adoptado por mi padre, Blue Demon, mi mamá Goyita. mi abuela Juanita, mi hermana Marla y mi hermano Alejandro. Ésta podría ser una familia cualquiera, pero mi padre era toda una figura del pancracio, de la lucha libre.

Por ser Hijo de Blue Demon todo ha sido diferente para mí. Tienes que guardar el secreto de quién eres, no poder decir a quién admiras, ni de quién eres hijo. Así transcurrio mi vida hasta que ingresé la Universidad en 1984. Desde entonces comencé a entrenar como luchador amateur bajo la tutela de mi padre y otros compañeros. Ahora veo este deporte como mi vida, como mi profesión, pero antes tuve que entregarle a mi padre el título lo que me exigio para poder ser un luchador profesional.

Blue demon jr

Esto no lo veo como un oficio, como muchos dicen, sino como una carrera que tiene su inicio en la primaria, sigue en la secundaria, luego en la preparatoria y la universidad. Incluso hasta el posgrado. Aquí se comienza entrenando en el gimnasio más pobre, lucha estilo libre, lucha grecorromana, intercolegial, judo, aiki-jitsu, y todas las áreas que conlleva la lucha libre profesional.

Mi debut fue el 11 de Julio de 1985 en Tijuana. Mis compañeros fueron Blue Demon y el Villano Tercero. Mis rivales eran el fabuloso Perro Aguayo, el sensacional Fishman y el artemarcialista Kato Kung Lee.

Perdí. La novatez me hizo tener miedo del público y no saber quién era en ese momento. Transcurrieron los años, hasta que llegó la noche en que mi padre anunció que se retiraba. Esto fue en 1989, en una función memorable en la Arena México: Blue Demon, Ringo Mendoza y Blue Demon Jr. en contra de Emilio Charles, Pirata Morgan y El Satánico. Mi padre salió en hombros en aquella ocasión y yo con la responsibilidad a cuestas de llevar el portentoso nombre de Blue Demon Jr.

Blue demon jr

En el 2000 falleció mi padre en mis brazos a la salida del metro Potrero. Esto marcó el fin de una era y el comienzo de una nueva, que se erigía sobre la leyenda azul: Blue Demon papá. Después todo cambió, la gente exigió más y Blue Demon Jr. se esforzaba, día a día, por mantener vivo el recuerdo de su padre, y el nombre de la dinastía azul y plata.

Blue Demon Jr. se volvió independiente. Diferentes empresas lo contrataron y revivió la rivalidad con El Hijo del Santo. Obtuvo el campeonato de peso completo de la NWA, que es uno de los máximos logros, sin olvidar también de la máscara que ganó como trofeo en Tijuana contra el Espectro Jr. La historia se repetía, pues mi padre había desenmascarado al primer Espectro.

No todo es fácil para los luchadores. Les puedo platicar, por ejemplo, de la soledad en la que uno vive. Hay que dormir en hoteles, viajar en camiones e incluso pasar noches en terminales para tomar un camión de paso o continuar la gira. Mucha gente piensa que vivimos con grandes comodidades, y no es cierto. No lo digo sólo yo, si no todos los que hemos vivido esta carrera, esta profesión, este arte. Muchos creen que la lucha libre es mentira pero, en ocasiones, no podemos ni levantarnos de la cama. Nuestras enfermeras, que son nuestra esposa e hijos, son las que se dan cuenta, tarde, de que esta profesión es un medio brutal de vida, un medio destructivo, pasivo, pero a final de cuentas es en donde vive nuestra verdadera pasión.

La Lucha Libre no es más que la representación de la vida social en el mundo: si se quiere, se puede llegar a ser campeón, hay que disfrutarlo todo, sea bueno o malo, sea el aplauso o el abucheo. Así es la vida, se lucha por llegar y a veces no se logra; sin embargo la constancia te lleva al éxito. Poco a poco te vas convirtiendo en un experto: sabes en qué momento aplicar una llave, en qué momento soltarla, cuándo rendirte o sacar el segundo esfuerzo. Igual sucede, por ejemplo, con los abogados que saben en qué momento dejar un combate o un amparo, o con los doctores que saben en qué momento pueden luchar por un paciente o incluso ya no luchar por él.

blue demon jr castigo

Aquel que se pone una máscara se transforma en un héroe, muchos en un superhéroe, pero yo me convierto en un antihéroe. La Lucha Libre es mi pasión, es mi legado y día a día la voy a hacer respetar. La Lucha Libre es intensidad, disciplina, deporte, cultura. Muchas personas han vivido con ella desde pequeñas, desde que les compraban un muñequito de luchador en el mercado, desde que les compraban su máscara afuera de las arenas o incluso cuando los llevaban de fin de semana a algún pueblito y se encontraban con ella.

Fuente: Lucha Libre Relatos Sin Limite de Tiempo, Artes de México Número 119

De venta en Amazon Click Aquí

#BlueDemonJr #luchalibremexicana #LuchaLibre

231 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo