• Lucha la Libre

Las Máscaras.


La máscara es un elemento siempre presente en los rituales de los sistemas religiosos de culturas prehipánicas como la Maya, Azteca y Tolteca.

En las ceremonias en que invocaban a sus deidades, estas culturas recurrían a máscaras que simbolizaban la unión entre el mundo divino y el terrenal, quien las portaba, adquiría la posibilidad de poseer algún rasgo sobrehumano. Hechas con jade, madera, piedra, céramica o estuco, tenían colores vivos así como variados. De acuerdo con el Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, las efigies podían ser de seres malignos o sus contrarios, dependiendo si se había decidido servir a los 13 señores del cielo o a los 9 infernales.

Mascara

La llegada de los españoles causó cambios sustanciales en el universo simbólico de las culturas prehispánicas, aunque algunas de sus manifestaciones siguen presentes en nuestros días. En la lucha libre mexicana es reconocida a nivel mundial, es frecuente encontrar signos de nuestras culturas originarias que hacen única a esta disciplina.

¿Cuál es ese elemento en la lucha libre de nuestro país que el resto no posee? Definitivamente las máscaras. Extensiones de la personalidad del luchador, referencias al mundo prehispánico, se convierten en la identidad de quien las porta. Elaboradas en colores por igual brillantes u opacos, con diseños austeros o plenos de adornos de los más diversos tipos, las máscaras de la lucha libre, conocidas en el ámbito como tapas, también simbolizan figuras antagónicas, pertenecientes al bien (Santo) y al mal (Blue Demon).

#CulturaMaya #CulturaPrehispanica #luchalibremexicana #LuchaLibre

63 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo