• Lucha la Libre

Los grandes artesanos que le han dado vida a este deporte: Los Mascareros.


Después de relatar la historia de la máscara en nuestro país, es justo hablar de sus fabricantes, los artesanos que han dejado sus ojos y su vida en una máquina de coser para crear personajes y milagros que le han dado esa magia a este deporte - espectáculo.

Antonio Humberto Martinez

En primer lugar esta Don Antonio Humberto Martínez, quién, como vimos, creó la máscara de la maravilla enmascarada, en la Zapatería Martínez de la calle de Santa María de la Redonda. Con el paso del tiempo y de la mano de su hijo Víctor realizaron grandes y cotizadas máscaras como la de el Solitario, Supremo, Sangre Chicana, Fantasma, Cien Caras, Mr Niebla, entre otros.

Ranulfo Lopez

También están Don Ranulfo Lopéz y familia, nacido en Amozoc, Puebla, y practicante de la Lucha Libre en el Casino de la Policía. Lopéz era, a decir de José Luis Valero, un tejedor de milagros. Según crónicas de las revistas especializadas, la primera máscara que fabricó fue la del Enmascarado Dorado, personificado por Gilberto Gómez en 1934. La confeccionó en su taller de la calle Rayón, el cuál después trasladó a un departamento en el número 84 de la calle San Antonio Tomatlán, en una vecindad propiedad de El Enmascarado de Plata, donde logró prestigio por la finura de su trabajo.

Otros maestros en la fabricación y el arte de las máscaras son la familia Romero (Raúl, Víctor y su primo, el Guerrero Inca), Rolling y su hijo, Alejandro Rodríguez, La Furia, Aarón Canales, Estrella Blanca, La Familia Bucio, Flama Dorada, Kendo, por mencionar algunos, pues nos llevaría varios posts hablar de su tabajo.

Tan importante es el luchador que porta una tapa como la persona que la fabrica. En diversos países del mundo existen coleccionistas de tan valiosos menesteres que buscan y están dispuestos a desembolsar una buena cantidad de pesos por adquirir una máscara de tal luchador, fabricada por un cierto mascarero y realizada con una tela especial de época, en lugar de una del mismo luchador y época elaborada por otro artesano.

La máscara de los luchadores es tan mágica, folclórica y colorida que ha trascendido el mundo de la lucha. En el futbol, en la política y hasta en las mejores producciones de marketing para comercializar productos se representa la mexicanidad de la lucha libre por medio del misterio de la máscara, que tanto ha aportado al imaginario de nuestro país. Por eso tendemos a pensar que la lucha libre es deporte y también es cultura.

Fuente: Lucha Libre Relatos Sin Limite de Tiempo, Artes de México Número 119

De venta en Amazon Click Aquí

#luchalibremexicana #LuchaLibre #RanulfoLopez #DeportesMartinez

717 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo